Como Se Puede Recuperar Rápidamente De Una Lesión En El Tendón De La Corva

cespedes

Una lesión o tensión en el tendón de la corva puede ser una lesión dolorosa e incluso incapacitante, pero hay un número de maneras de tratar esta condición, incluyendo el uso de estiramientos, yoga, fortaleciendo las fibras musculares, evitando ejercicios de piscina, aplicando hielo y calor, reposo y soportando el área lesionada.

Lesión En El Tendón De La Corva

Una lesión en el tendón de la corva se define como cualquier lesión, tensión o daño a las fibras del músculo del tendón de la corva, que es un grupo muscular formado por los tres músculos grandes situados detrás de la rodilla. Estas tres fibras de músculos, semitendinoso, semimembranoso y bíceps femoral) actúan y vinculan la rodilla a la cadera y son cruciales para las actividades de extender el tronco, flexionar la rodilla y rotar la pierna baja. Las principales actividades afectadas por el tendón de la corva son caminar, correr, saltar y mover el tronco en ciertas situaciones cuando las piernas son fijas. Claramente, se trata de un grupo muscular importante para realizar cualquiera de nuestras tareas normales, de subir las escaleras y montar en bicicleta a moverse y mantener el equilibrio.

Por lo tanto, cuando se produce una lesión en el tendón de la corva, es importante remediar la situación rápidamente, especialmente si es una persona activa, deportista o alguien que requiere el uso completo de sus rodillas y las caderas diariamente. Los lesiones de en el tendón de corva vienen en muchas formas, pero por lo general se relacionan con una distensión o un desgarro de las fibras musculares en uno o varios de los principales grupos musculares.

Si desea recuperarse rápidamente, usted necesita permitir crecer las células y repararse el músculo dañado, si no, la lesión no se cura. Puede sufrir una tensión del tendón en la corva como un atleta fácilmente, pero afecta a las personas normales también, realizando actividades anormales, doblado de una manera incómoda o experimentar un accidente o una caída incómoda.

Los síntomas de una tensión del tendón en la corva pueden incluir una sensación de estallido o chasquido cuando la lesión ocurre primero, acompañado de una sensación de dolor aguda. También puede tener dolor o moretones en el lugar de distensión o esguince. Cuando se intenta caminar, agacharse, o mover los músculos de tendón de la corva, puede experimentar incomodidad, dolor o incapacidad para completar la tarea. En los casos más graves, donde el dolor es severo o la hinchazón no disminuye después de enfriar, es importante que consulte a un médico para asegurarse de que no hay daño tisular más grave o una lesión secundaria. Para la mayoría del tendón de la corva, sin embargo, los remedios caseros y cambios de comportamiento harán el truco. Ahora, echemos un vistazo a algunas de las mejores maneras de recuperarse rápidamente de una lesión en el tendón de la corva.

Como Se Puede Recuperar Rápidamente De Una Lesión En El Tendón De La Corva

Descanso: Mientras que esto no puede ser aceptable para las personas excesivamente activas y atléticas, la mejor manera de curarse a los músculos es descansar. Las células necesitan tiempo para aplicar su magia y rejuvenecer las células que se han dañado o roto. Si se está mudando constantemente alrededor del músculo dañado, este proceso tardará mucho más tiempo. Acepta el hecho de que usted puede tomarse unos días de la oficina o gimnasio, y cuidar de su cuerpo para asegurarse de que cura correctamente. Esta es la manera más pasiva, pero también más eficaz para prevenir una lesión de tendón en la corva de empeorar.

Una dieta adecuada: Asegúrese de que su dieta es rica en los nutrientes adecuados que pueden acelerar el proceso de curación de músculos y fibras. Los alimentos ricos en proteínas son la primera recomendación importante, como los aminoácidos son los bloques de construcción esenciales para la fibra de músculo en nuestro cuerpo. Necesitamos proteínas en nuestra dieta para que nuestro cuerpo continúe su crecimiento perpetuo y reparación de nuestras células. Las vitaminas A y C también son muy importantes. La vitamina C desempeña un papel importante en la producción de colágeno, que acelera la cicatrización de las fibras musculares. La vitamina A es una buena adición, debido a sus efectos antiinflamatorios en el músculo lesionado, que puede ayudar en el proceso de recuperación.

Estirar: Muchas lesiones en el tendón de la corva pueden ser causadas porque el músculo es simplemente demasiado “frío”, así que cuando se puso la fuerza excesiva, la fibra era más probable rasgar. Para aumentar la flexibilidad de sus tendones de la corva durante todo el proceso de recuperación, comienza a estirar rutinariamente por lo menos dos veces al día. Uno de los mejores ejercicios de tendón de la corva consiste en ponerse en el suelo al lado de una pared, poste o puerta de entrada y luego lentamente mover la pierna lesionada en la pared, haciendo el cuerpo una “L”. Se trata de un gran ejercicio que se puede hacer en diferentes intensidades, basados en cómo el proceso de curación ha sido progresado.

Hielo y calor: Como cualquier lesión en músculo, aplicación de hielo y calor puede ser una manera eficaz de reducir rápidamente la hinchazón y la inflamación, mientras que también estimula el flujo sanguíneo para acelerar el proceso de curación. Este proceso alternativo también es bueno para aliviar el dolor. Inmediatamente después de la lesión, es mejor atenerse principalmente de hielo, utilizando bolsa de hielo 3 – 5 veces al día. En el segundo y tercer día de recuperación, compresas caliente, jacuzzi o baño caliente puede agregarse al régimen de recuperación.

Soportar el músculo: Cuando los músculos no están en uso, asegúrese de que son soportados y no se sufre ninguna tensión pasiva o innecesaria. Soportar la pierna con almohadas mientras se echen y utiliza muletas o una silla de ruedas si posible o conveniente de hacerlo. Cualquier estrés adicional o uso sólo debilitará el músculo, especialmente en las primeras 24 horas de recuperación.

Fortalecimiento: Hay muchos diferentes ejercicios que se recomiendan para la recuperación de lesiones en el tendón de la corva, particularmente una vez que el proceso de curación está bien. Usted debe evitar el ejercicio en primeros pocos días de la semana, dependiendo de la severidad de la lesión, pero es importante mantener los músculos en buena forma como está curando, para asegurarse de que obtendrá el uso completo del músculo tan pronto como sea posible.

Yoga: Durante miles de años, el yoga ha proporcionado una forma calmante y suave de ejercicio que es bueno para el cuerpo y la mente. Después de una lesión, puede haber efectos secundarios tanto físicos como psicológicos, y mientras que el tendón de la corva no es generalmente muy grave, todavía puede ser bueno para mantener la cabeza en el recto. Yoga es conocido para bajar ansiedad y niveles de estrés, mejorar el sistema inmunológico y aumentar el metabolismo, que pueden ayudar a la cicatrización de su lesión.

Una palabra final de advertencia: Si experimenta dolor continuo e inflamación severa por más de 48 horas, usted puede experimentar una lesión más grave que requiere atención médica. Use su mejor juicio, pero ten en cuenta que estos remedios caseros se recomiendan principalmente para lesiones menos graves a este grupo de músculos claves.

Tomado de :      Organic Facts

 

Referencias

  1. http://link.springer.com/article/10.1007/s00256-003-0674-5
  2. http://bjsm.bmj.com/content/27/4/243.short
  3. http://www.jospt.org/doi/abs/10.2519/jospt.2010.3047
  4. http://link.springer.com/article/10.2165/00007256-198502010-00003#page-1
  5. http://journals.lww.com/cjsportsmed/fulltext/2002/01000/the_management_of_muscle_strain_injuries__an_early.4.aspx
  6. http://www.jospt.org/doi/abs/10.2519/jospt.1992.16.1.12
  7. http://journals.lww.com/nsca-jscr/abstract/2001/02000/efficacy_of_moist_heat_pack_application_over.21.aspx
  8. http://journals.lww.com/jaaos/Abstract/1998/07000/Hamstring_Strains_in_Athletes__Diagnosis_and.5.aspx
  9. http://www.jospt.org/doi/abs/10.2519/jospt.2004.34.3.116
  10. http://iaytjournals.org/doi/abs/10.17761/ijyt.18.1.517t34t817066j34

Sindrome de sobreentrenamiento

18812161_1386383978121715_1249795101853483008_n

Joven venezolano entrenando, cortesía de Academia Centeno, Cumaná.

Al dedicarse al alto rendimiento los sujetos o deportistas están expuestos a niveles altos de estrés altas cargas de entrenamiento y competición.

Estar permanentemente expuesto a estas altas cargas o niveles de estrés sin posibilidad de regeneración del organismo, conduce a una fatiga crónica y descenso del rendimiento.

Descenderán por tanto los niveles de motivación intrínseca pudiendo producirse el abandono deportivo.

La distinción entre el síndrome de sobreentrenamiento y el decaimiento de la forma física reside principalmente en estos resultados de pruebas biológicas y en el hecho de que cuando se produce un decaimiento (overreaching), el atleta puede retornar la actividad física en un periodo de tiempo corto, tiempo que utiliza para una correcta recuperación.

Cuando las cargas son aplicadas sin la recuperación adecuada, tras algún tiempo puede aparecer la condición desobreentrenamiento (overtrainning), con decaimiento a largo plazo.

A continuación ponemos a su consideración este artículo para comprender de forma amena este problema que enfrentamos más a menudo de lo que quisiéramos.

Asensio García, Concepción.

Diplomada en Fisioterapia.

RESUMEN

El estado de agotamiento producido fundamentalmente por un sobreentrenamiento, aunque facilitado por otros estresores incluidos los extradeportivos, provoca una amplia sintomatología junto a un deterioro del rendimiento, que impiden a algunos deportistas mantener o superar sus marcas previas.

Por ello, han aumentado el número de investigaciones orientadas a la detección de indicadores que tracen de forma correcta el límite entre la adaptación al entrenamiento y el agotamiento (1), tal y como se exponen a continuación.

INTRODUCCION

El síndrome de sobreentrenamiento afecta principalmente atletas de resistencia. Es una condición de fatiga crónica, bajo rendimiento e incremento de la vulnerabilidad a la infección llevando a infecciones recurrentes.

CARACTERISTICAS Y SINTOMATOLOGIA

Los síntomas del sobreentrenamiento pueden variar de una persona a otra. Sin embargo, la fatiga es siempre observada en atletas sobreentrenados.

Una recuperación insuficiente, no produce una completa restauración de la homeostasis celular, y puede provocar fatiga prematura y disminución de la potencia máxima.

En el atleta se pueden observar los siguientes síntomas:

El cansancio inexplicable

La fatiga persistente

Aumento de la sensación de esfuerzo en la formación

Trastornos del sueño

Con respecto a las anomalías en el sueño, características del sobrenetrenamiento llamado como simpático, se utiliza la aplicación de algunos test, como la escala de Epworth (2).

Sin embargo la subjetividad de los mismos ha provocado que se continúe la investigación en métodos que ofrezcan resultados claros de la fisiología del deportista, en casos de sospecha de sobreentrenamiento.

Para ello se utilizan pruebas que determinan el grado de actividad del sistema nervioso simpático que presenta el deportista durante el sueño. En casos de sobreentrenamiento, al igual que otros trastornos como estrés o ansiedad, se observa un predominio del mismo durante las horas de descanso, que en condiciones fisiológicas debiera observarse del sistema nervioso parasimpático. (3, 4, 5 y 6).

Otros síntomas de este tipo de sobreentrenamiento son aumento de la frecuencia cardiaca, disminución del apetito y del peso corporal. aumento de la irritabilidad, excitación, y labilidad emocional.

La presión sanguínea de reposo está aumentada frecuentemente, pero en algunos casos puede estar disminuida.

El retorno de la presión sanguínea a los niveles de reposo después del ejercicio está retrasada. Además, los atletas pueden sufrir de hipotensión postural exagerada y dolor muscular y presentan un aumento en la incidencia de lesiones.

Sin embargo, no está claro si este fenómeno es primariamente causado por cargas de entrenamiento demasiado altas o es debido a una lenta recuperación (o ambas a la vez).

El segundo tipo de sobreentrenamiento es el de origen parasimpático. Este es más difícil de identificar, dado que los síntomas son menos alarmantes.

La inhibición simpática y el tono parasimpático aumentado son los aspectos más sorprendentes. Este tipo de sobreentrenamiento es, frecuentemente,

Sólo diagnosticado después de un retardo considerable. (7)

Con respecto al tipo de sintomatología que desarrollará un deportista u otro, no se puede establecer con exactitud, pero si determinar que el tipo de actividad física que practica se asocia a unos síntomas u otros.

Es posible que los síntomas fisiológicos que un atleta desarrolla, sean específicos para el tipo de entrenamiento.

Por ello, los atletas que realizan predominantemente actividades anaeróbicas podrían exhibir síntomas diferentes de aquellos de eventos de resistencia.

Se ha sugerido que atletas explosivos, del tipo de “no resistencia” tales como los yudocas, desarrollan síntomas del tipo simpático mientras que los atletas de resistencia desarrollan síntomas parasimpáticos. (8)

CAUSAS

Este estado de sobreentrenamiento puede generarse cuando se combinan stress del entrenamiento, medio ambiente, circunstancias profesionales y privadas que exceden la capacidad individual de adaptación. Así, el sobreentrenamiento no está restringido sólo a atletas. También puede encontrarse en situaciones con alto stress mental y/o físico, por lo que pueda existir algún tipo de relación teórica y conceptual entre el nivel de stress, la recuperación y el ámbito emocional. (9).

Se podría señalar también como causa del mismo, la relación entre los programas de entrenamiento que se diseñan, y no se cumplen o bien la falta de diseño de programas adaptados a la individualidad del atleta.

Apesar de la cuidadosa planificación de los entrenadores profesionales, el síndrome del sobreentrenamiento sigue siendo un problema común entre los atletas de competición.

Hay diferencias significativas entre los planes de entrenamiento que los entrenadores diseñan y los que los atletas llevan a cabo. Estas diferencias son de una configuración y magnitud tal, que podrían ser causas razonables de la elevada incidencia de una incorrecta adaptación al entrenamiento en atletas. (10)

DIAGNOSTICO, PREVENCION Y TRATAMIENTO

En la actualidad, no existe un único marcador que podría predecir el sobreentrenamiento, por lo tanto, la disminución en el rendimiento físico todavía se considera el estándar de oro. Hormonales, bioquímicos, marcadores inmunológicos y psicológicos, además del estrés oxidativo, puede aportar información relevante para un diagnóstico preciso y fiable sobre el sobreentrenamiento. (11, 12,13)

La monitorización de las hormonas implicadas en la regulación de las respuestas de estrés permite evaluar el grado de adaptación al entrenamiento. (14)

La concentración de determinados enzimas que intervienen en la utilización de los sustratos puede ser importante. La concentración de ácido láctico en plasma es la herramienta más común en la valoración de la carga de entrenamiento. La concentración de urea es un buen marcador biológico de la carga de entrenamiento.

Valores superiores a 8 mmol/l en varones y de 6,5 mmol/l en mujeres, indican que el entrenamiento ha sido muy intenso. La determinación de otros productos (amonio) o sustratos (glutamina) se han utilizado para detectar el sobreentrenamiento. (15,16).

Otros medios se incorporar al diagnostico, como pueden ser la gamma grafía cardiaca con 123I-MIBG que resulta ser un método útil para el diagnóstico y el control de l síndrome de sobreentrenamiento del deportista. (17)

La distinción entre el síndrome de sobreentrenamiento y el decaimiento de la forma física reside principalmente en estos resultados de pruebas biológicas y en el hecho de que cuando se produce un decaimiento (overreaching), el atleta puede retornar la actividad física en un periodo de tiempo corto, tiempo que utiliza para una correcta recuperación.

Cuando las cargas son aplicadas sin la recuperación adecuada, tras algún tiempo puede aparecer la condición desobreentrenamiento (overtrainning), con decaimiento a largo plazo. (18).

Por tanto, la diferencia entre un tipo y otro radica en que el sobreentrenamiento a corto plazo es transitorio, menos pronunciado y recuperable a corto plazo, mientras que el sobreentrenamiento a largo plazo no (Lehmann y cols., 1999).

Desde el enfoque de la Psicología del Deporte, suele hablarse desaturacióny agotamiento(Bonete y Suay, 2003), para referirse respectivamente al sobreentrenamiento a corto y largo plazo. (19)

SINDROME DE SOBREENTRENAMIENTO EN DEPORTISTAS

Es necesario, como citamos anteriormente, que los técnicos deportivos estudien meticulosamente las interferencias que puedan influir en el entrenamiento del deportista (20)

Numerosos estudios se han realizado acerca del comportamiento de la recuperación en deportistas de diferentes modalidades deportivas: tanto dentro de la propia sesión de entrenamiento como las que se realizan interentrenamiento.

El entrenador debe conocer, que la fase de recuperación a la actividad es tan importante como la fase de carga, y hay que planificarla razonablemente. (21).

Otras variables deben tenerse en cuenta, como la edad del deportista o el género.

En este aspecto, en comparación con los adultos, nuestro conocimiento del síndrome de sobreentrenamiento en la elite en atletas jóvenes es insuficiente.La evidencia indica una tasa de incidencia de ~ 20-30%, con una incidencia relativamente más alto visto en atletas de deportes individuales, las mujeres y los que compiten al más alto nivel de representación.(22).

El síndrome de sobreentrenamiento es un fenómeno complejo con múltiples antecedentes únicos y específicos de cada uno, por lo tanto, una perspectiva abierta y global es necesaria para tratar con éxito y prevenir esto en el joven atleta.

Con respecto al género del deportista, se han determinado aspectos tan importantes como que no siempre la fisiología explicaría la causa de la fatiga de la jugadora, o que la explicación fisiológica de la causa de la fatiga en una jugadora en fase menstrual o luteica es una combinación de muy diversos factores, sin a veces determinar con claridad cuál fue el que más influyó en el rendimiento. (23).

A pesar de seguir todas estas indicaciones, aún resulta complicado determinar cuánta actividad física es la adecuada.

Los estudios que pretenden dar una respuesta son relativamente reciente (1957 los primeros)

Para seguir una pauta correcta se debe tratar a cada deportista según el principio de la individualización y realizar una correcta proporción del trabajo descanso. (24)

No se debe olvidar la dieta del deportista. Existen diversos vínculos entre nutrición y sobreentrenamiento. Una nutrición bien balanceada en combinación con suplementos de nutrición dosificados en el tiempo correcto (por ejemplo bebidas con carbohidratos), puede mejorar considerablemente el rendimiento. Por otro lado, una dieta disbalanceada e insuficiente, puede resultar un deterioro del rendimiento. Uno de los factores que estuvo relacionado con la fatiga y con el desarrollo de un síndrome de sobreentrenamiento es el glucógeno muscular. Una ingesta demasiado baja de energía o una pobre ingesta de carbohidratos puede reducir los niveles de glucógeno muscular, lo cual puede afectar directamente el rendimiento, pero también cambiar los niveles hormonales bien la glutamina puede ser un indicador de sobreentrenamiento y la suplementación con la glutamina puede reducir la inmunosupresión, existe poca evidencia para sostener estas afirmaciones.(25)

COMPLICACIONES

Lencina y Capriacitan dentro de cuatro causas de lesión del manguito de los rotadores sobreuso y sobreentrenamiento con aumento brusco de actividad deportiva. Explica que rara vez se produce rotura total en deportistas < de 35 años y aumenta la frecuencia en mayores de 50 años. (26).

Hods A (1999) define la lesión por uso excesivo como aquella que implica ciertos huesos, músculos o tendones que desarrolla en un periodo debido a una actividad repetitiva. La lesión empeora cuando la actividad presenta mayor duración. Parece aumentar marcadamente al extenderse el tiempo del entrenamiento en especial cuando se trata de sistemas músculo esqueléticos inmaduros.

Además, un sobreentrenamiento podría influir también sobre el sistema inmunológico.Mientras una dosis moderada de ejercicio de resistencia tiene un efecto benéfico sobre las respuestas inmunológicas, un ejercicio más intenso y “estresante”, puede tener un efecto adverso.Aunque los cambios producidos son claramente de corta duración, aún con ejercicio intenso, sin embargo, pueden bajar la resistencia a infecciones virales, y al menos teóricamente, podrían modificar la resistencia a tumores, infecciones por VIH y rechazos a transplantes.(27).

CONCLUSION

Al dedicarse al alto rendimiento los sujetos o deportistas están expuestos a niveles altos de estrés altas cargas de entrenamiento y competición.

Estar permanentemente expuesto a estas altas cargas o niveles de estrés sin posibilidad de regeneración del organismo, conduce a una fatiga crónica y descenso del rendimiento.

Descenderán por tanto los niveles de motivación intrínseca pudiendo producirse el abandono deportivo.

Como intervención, se debe proponer una programación y planificación de entrenos y competición y posibilitar la regeneración del organismo. (2)

BIBLIOGRAFIA

1. Osorio J. El Sobreentrenamiento https://www.sobreentrenamiento.com/PubliCE/Home.asp.

2. Test del sueño (Escala Epworth). https://www.institutferran.org/test_sueno.html.

3. Hynynen E, Konttinen N, Kinnunen U, Kyröläinen H, Rusko H.The incidence of stress symptoms and heart rate variability during sleep and orthostatic test.

Eur J Appl Physiol. 2010 Oct 24.

4. Myllymäki T, Kyröläinen H, Savolainen K, Hokka L, Jakonen R, Juuti T, Martinmäki K, Kaartinen J, Kinnunen ML, Rusko H.Effects of vigorous late-night exercise on sleep quality and cardiac autonomic activity. J Sleep Res. 2010 Jul 28.

5. Kaikkonen P, Hynynen E, Mann T, Rusko H, Nummela A. Can HRV be used to evaluate training load in constant load exercises?

Eur J Appl Physiol. 2010 Feb;108(3):435-42.

6. AL Usitalo, Usitalo AJ, Rusko HK. Heart rate and blood pressure variability during heavy training and overtraining in the female athlete. Revista Internacional de Medicina del Deporte. 2000. 21 (1) 45-53.

7. 1. Osorio J. El Sobreentrenamiento https://www.sobreentrenamiento.com/PubliCE/Home.asp.

8. Robin Callister, Robert J. Callister, Steven J. Fleck, y Gary A. Dudley. Respuestas Fisiológicas y del Rendimiento Generadas por Sobreentrenamiento en Yudocas de Nivel Elite. Reproducido del artículo original publicado en Medicine and Science in Sports and Exercise, Vol. 22, No. 6, pp. 816-824, 1990.

9. René González-Boto, Alfonso Salguero, Concepción Tuero y Sara MárquezRevista de Psicología del Deporte (2009) Validez concurrente de la versión española del cuestionario de recuperación-estrés para deportistas. Vol. 18, núm. 1 pp. 53-72 ISSN: 1132-239X.

10. Foster, Carl. Heimann, Kara. Esten, Phillip.Brice, Glenn. Porcari, John P. Diferencias en las Percepciones del Entrenamiento entre Entrenadores y Atletas Publice Premium. 31/12/2009. Pid: 1209.

11. Giovani dos Santos Cunha1, Jerri Luiz Ribeiro1 e Alvaro Reischak de Oliveira1 Sobretreinamento: teorias, diagnóstico e marcadores Rev Bras Med Esporte _ Vol. 12, Nº 5 – Set/Out, 2006.

12.Gouarne C, C Groussard, Gratas-Delamarche A, P Delamarche, M Duclos. Overnight urinary cortisol and cortisone add new insights into adaptation to training. Med Sci Sports Exerc. 03 2006, 38(3): 607,author reply 608

13. M Atalay, Uusitalo A. Alteración de estrés oxidativo en atletas sobreentrenados. anskanen Altered oxidative stress in overtrained athletes.J Sports Sci. 2010 Feb; 28(3):309-17.

14. Ferrán S, Sanchos C, y Salvador A. Marcadores hormonales del síndrome de sobreentrenamiento.Revista de Psicología del deporte. (1997)

15. Montero C, Benito F.J, Pedro José Meléndez P.J, González A, International Journal of Sport Science. Control biológico del entrenamiento de resistencia

VOLUMEN II. AÑO II Páginas: 65-87 ISSN: 1885-3137 Nº 2 – enero – 2006.

16. Diagnóstico y tratamiento del sobreentrenamiento en el deporte de alto rendimiento. Propuesta de mecanismo de recuperación biológica” Cuadernos de Psicología del Deporte 2003. Volumen 3, numero 1.ISSN: 1578 -8423.

17. Camacho V, Entorcha M y Serra-Grimab R. Gamma grafía miocárdica con 123I-MIBG en el síndrome

de sobreentrenamiento Rev. Esp Cardiol. 2006; 59(7):747-9.

18. R.Mesussen, M.Duclos,M.Gleeson, G.Rietjens, J.Steinacker A.Urhausen.(Prevention, diagnosis and treatment of the Overtraining Syndrome).European Journal of Sport Science, March 2006; 6(1): 1/14.

19. González-Boto. R, Tuero .C y Márquez .S Aportaciones de la psicología en el estudio del sobreentrenamiento en el deporte. https://www.infocop.es/view_article.asp?id=993.

20. Campos J., Ramón Teoría y planificación del rendimiento deportivo, Editorial Paidotribo, 2ªed, p 17, 2001.

21. Maira F, Carabeo A.I. La recuperación del deportista. https://www.efdeportes.com/efd41/recup.html.

22. R Winsly, N Matos, Sobreentrenamiento y atletas jóvenes de elite. Overtraining and elite young athletes, Med Sci Sport, 2011, 56:97-105

23. Guijarro, E.;de la Vega, R. y del Valle, S. (2009).Ciclo menstrual, rendimiento y percepción del esfuerzo en jugadoras de fútbol de elite. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte Vol. 9 (34) pp. 96-104Http://cdeporte.rediris.es/revista/revista34/artciclo100.html.

24.Steven N. Blair1, Harold W. Kohl1, Neil F. Gordon1, Ralph S. Paffenbarger2. ¿Cuánta Actividad Física es Buena para la Salud?

25. Posibles Vínculos entre la Nutrición y el Sobreentrenamiento.

https://www.sobreentrenamiento.com/publice/Articulo.asp?ida=820.

26.Omar L, Capria. ME Los desgarros del manguito rotador en atletas. REV AS ARGENTINA TR DEP. 2009 30-35.

27. Shepard R. Actividad Física y Sistema Inmunológico. Proceedings. Resúmenes del tercer Simposio Internacional de Actualización en Ciencias Aplicadas al Deporte. 1994.

28. Ackel? C, D’Elia,L Vancini R.L,Castelo A, AndréeV.L.Silva

Absence of the predisposing factors and signs and symptoms usually associated with overreaching and overtraining in physical fitness centers

IIhttps://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2999714/?tool=pubmed.

¿Ejercicios y Artritis? (Parte II) Programa de Ejercicios

Como tiene artritis, es importante que mantenga sus músculos fuertes, sus articulaciones flexibles y que desarrolle su habilidad de realizar ciertas actividades por tanto tiempo como le sea posible (resistencia). Cuantos más fuertes estén los músculos y los tejidos que rodean las articulaciones, mayor será su capacidad de sujeción y protección, incluso de aquellas articulaciones débiles y dañadas por la artritis.

Las personas con artritis frecuentemente se benefician de un programa equilibrado de ejercicios. Este programa debe incluir variaciones de las siguientes clases de ejercicio, que son:

• Ejercicios de amplitud de movimiento; ejercicios de fortalecimiento; ejercicios de flexibilidad y equilibrio y ejercicios aeróbicos.

Los ejercicios de amplitud de movimiento (o de elasticidad) son benéficos porque reducen la rigidez y ayudan a mantener la flexibilidad de las articulaciones, lo cual le ayudará a llevar a cabo sus actividades rutinarias. La “amplitud de movimiento” se refiere a la distancia normal en que sus articulaciones pueden moverse en ciertas direcciones. Es preferible realizar estos ejercicios en posiciones que no impongan peso a sus coyunturas, tales como acostado en su cama o en un sofá.  Encontrará ejemplos de estos ejercicios más adelante. Si sus articulaciones están muy adoloridas e hinchadas, el rango de movimiento de las mismas podría verse limitado. Muévalas suavemente a lo largo de la amplitud completa de movimiento y asegúrese de concentrarse en moverlas totalmente. Se puede comparar la flexibilidad de una articulación con su análoga del lado opuesto, si ésta no presentara artritis.

EJERCICIOS DE AMPLITUD DE MOVIMIENTO

Tres tipos de ejercicios de amplitud de movimiento

  • Amplitud de movimiento pasivo (AMP). Usted o su terapeuta mueve o emplea equipo para mover la articulación a lo largo su rango de movimiento sin esforzar los músculos que rodean la articulación.
  • Amplitud de movimiento activo asistido (AMAA). Usted usa los músculos circundantes a la articulación para realizar el ejercicio, pero con cierta ayuda del terapeuta, otra de sus extremidades o un dispositivo de asistencia.
  • Amplitud de movimiento activo (AMA). Usted hace el ejercicio y mueve la articulación sin recibir ayuda.

Más adelante encontrará ejemplos de AMA que pueda hacer en casa, previa aprobación de su doctor.

EJERCICIOS DE FORTALECIMIENTO

Estos ejercicios sirven para conservar o incrementar la fuerza y la resistencia muscular. Los músculos fuertes ayudan a mantener las articulaciones más estables y protegidas, a la vez que reducen la fatiga. Su equipo de salud le puede diseñar una rutina de ejercicios de fortalecimiento adecuado a sus necesidades. Los ejercicios de fortalecimiento más comunes para las personas con artritis son los ejercicios isométricos y los ejercicios isotónicos.

Ejercicios Isométricos

Los ejercicios isométricos le permiten desarrollar y fortalecer los músculos sin mover las articulaciones que le duelen. Esto se logra tensionando los músculos sin cambiar la posición de la extremidad o empujando el cuerpo contra un objeto estacionario, como ponerse de pie y hacer presión contra la pared.

Este ejercicio fortalece los músculos que doblan y enderezan su rodilla. Siéntese en una silla cuyo respaldo sea recto y cruce los tobillos. Sus piernas pueden estar casi rectas, o puede doblar las rodillas cuanto quiera.

Empuje hacia adelante con la pierna que está detrás y empuje hacia atrás con la pierna que está adelante. Realice estos dos movimientos al mismo tiempo. Ejerza presión de manera uniforme para que sus piernas no se muevan. Manténgase en esta posición y cuente en voz alta de seis a diez segundos.

Descanse. Cambie la posición de sus piernas y repita el ejercicio.

Ejercicios Isotónicos

En estos ejercicios deberá mover las articulaciones a través de toda su amplitud de movimiento, para fortalecer los músculos, ante alguna forma de resistencia. La resistencia al movimiento puede provenir de la fuerza de gravedad, del uso de una cinta o banda de resistencia elástica para ejercicio, de unas pesas livianas o pesos alrededor de los tobillos o muñecas.  Deberá empezar despacio y sin ningún tipo de resistencia y poco a poco incrementarla, sin usar más de una o dos libras a la vez y cuando realice estos ejercicios efectúe únicamente tres repeticiones  Los ejercicios en el agua pueden ayudarle a fortalecer los músculos debido a que el agua facilita la ejecución de los mismos y además proporciona resistencia.

Este ejercicio fortalece los músculos de los muslos. Siéntese en una silla con ambos pies apoyados en el piso y ligeramente separados. Levante un pie hasta que su pierna esté lo más recta posible. Manténgase en esta posición y cuente en voz alta de 6 – 10 segundos.

Baje suavemente el pie hasta apoyarlo en el piso. Descanse. Repita el ejercicio con la otra pierna.

Realice dos series de 3 – 10 repeticiones por pierna.

También puede mejorar la resistencia de los músculos que soportan sus articulaciones al incrementar el número de veces que repite cada ejercicio. Cuando sus músculos empiecen a acostumbrarse al uso de las pesas y la ejecución de los ejercicios se haga más fácil, deberá aumentar el peso (generalmente no más de 1 a 2 libras) y la resistencia progresivamente. Asimismo, otra señal de que es hora de aumentar la resistencia y el peso será cuando pueda completar de 10 a 15 repeticiones y varias series de un mismo ejercicio. Antes de hacer cualquier cambio a su rutina debe dialogar con su equipo de salud sobre el peso adecuado que debe añadir a sus ejercicios y la frecuencia con la que los ejecuta.

Terminología que hay que saber

Repetición: se refiere a cuantas veces seguidas usted hace un ejercicio, sin descansar. Se recomienda que realice la mayoría de los ejercicios, por lo menos, de tres a diez veces seguidas, de esta manera estaría realizando de 3 – 10 repeticiones diariamente.

Serie: una serie es el número de veces que decide hacer de un grupo de repeticiones. Por ejemplo, digamos que decide hacer cinco ejercicios iguales de un brazo, después descansa y no ejecuta más ejercicios con aquel brazo. De tal modo, hizo una serie. Ahora, si realiza cinco repeticiones con el brazo, descansa y a continuación decide hacer otros cinco más, habrá efectuado dos series. Si hace, por ejemplo, 5 estiramientos, descansa; realiza otros 5 estiramientos, descansa; y  enseguida hace los últimos 5, entonces habrá ejecutado tres series de cinco repeticiones cada una.

EJERCICIOS DE FLEXIBILIDAD Y EQUILIBRIO

Para ayudar a prevenir caídas, intente hacer estiramientos suaves o ejercicios de flexibilidad a diario. Cuando haga ejercicios de fortalecimiento, podría incluir unos cuantos estiramientos; ejecutándolos siempre que los músculos están calientes para reducir lesiones. Finalmente, agregue ejercicios para mejorar el equilibrio y disminuir el riesgo de caídas. El tai chi, el yoga, caminar hacia atrás o pararse en un solo pie (para el equilibrio) son opciones excelentes.

EJERCICIOS AERÓBICOS

Una vez que se sienta cómodo haciendo ejercicios de elasticidad y de fortalecimiento, poco a poco, también incluya la práctica de ejercicios aeróbicos. Los ejercicios aeróbicos son buenos porque fortalecen el corazón. Ellos promueven la circulación de oxígeno a la sangre, aumentando el pulso y la respiración. De manera que hacen que sus pulmones funcionen de forma más eficaz y les proporciona más energía, la cual le permitirá hacer ejercicio por un periodo de tiempo mayor sin cansarse rápidamente. Los ejercicios aeróbicos también le ayudarán a dormir mejor, a controlar su peso y a mejorar su bienestar en general.

El Departamento de Salud de los Estados Unidos recomienda que todos, incluyendo a las personas con artritis, hagan 150 minutos de ejercicio moderado a la semana. Pero no tiene que empezar con 150 min/semana. Comience con cinco minutos de ejercicio, tres veces al día, para un total de 15 min. ese día. Con el tiempo, extienda la parte aeróbica de su programa de ejercicio hasta conseguir 30 min. al día, la mayoría de los días de la semana.

Algunos de los mejores ejercicios aeróbicos para las personas con artritis son: caminar, hacer ejercicios acuáticos y montar en bicicleta.

Caminar

Para quienes tienen artritis, caminar es mejor que correr puesto que las articulaciones se sobrecargan menos. Además, no exige habilidades especiales, es barato y puede hacerlo a cualquier hora en cualquier sitio. Solo necesita un buen par de zapatos con soporte. Halle ideas para caminar en el libro “Camine con gusto” (en español) que puede pedir llamando a su oficina local de la Arthritis Foundation.

Camine con gusto

La Arthritis Foundation tiene muchos programas para ayudarle a hacer ejercicio de manera segura y divertida. El programa “Camine con gusto” está diseñado para las personas con artritis y puede brindarle el apoyo, la información y las herramientas necesarias para que integre con éxito la actividad física como parte de su rutina diaria.

Ejercicios Acuáticos

descarga (2)

La natación y ejercicios en agua tibia son especialmente buenos para las articulaciones rígidas y dolorosas. El agua tibia (entre 83º F y 88º F ó 28º C y 31º C) ayuda a relajar los músculos y a disminuir el dolor. El agua ayuda a sostener al cuerpo y por eso hay menos tensión en las caderas, rodillas, pies y columna. Puede hacer ejercicios en agua tibia estando de pie con el agua hasta el hombro o hasta el pecho o sentado en agua a poca profundidad. A mayor profundidad, use un flotador inflable o un chaleco salvavidas para mantenerse a flote mientras hace los ejercicios.

Venza el aburrimiento y diviértase haciendo ejercicio

  • Varíe su rutina
  • Haga ejercicios que disfrute
  • Pídale ejercicios nuevos a su terapeuta, lo cual puede añadir variedad a su día
  • Escuche su música favorita mientras hace los ejercicios
  • Acompáñese de amigos o familiares
  • Tome una clase
  • Explore parques diversos si gusta de caminar o andar en bicicleta

Montar en bicicleta

come-river

El ejercicio en bicicleta, especialmente en una bicicleta fija en un lugar cerrado, o sobre una superficie plana y lisa al aire libre, es una buena manera de mejorar su condición física. A diferencia de caminar, se considera que este tipo de ejercicio no recarga peso sobre las articulaciones, debido a que el peso del cuerpo es sostenido por el armazón de la bicicleta, de tal forma que hay menos presión en las articulaciones de la parte baja del cuerpo. Adapte la altura del asiento para que su rodilla se mantenga levemente flexionada cuando el pedal esté en el punto más bajo. No aumente demasiado la resistencia para evitar tener dificultades al pedalear. Si está afuera, lleve casco. Si tiene problemas en las rodillas, comience el ejercicio en la bicicleta fija lentamente, con poca o ninguna resistencia.

Si andar en una bicicleta normal le resulta incómodo, considere una bicicleta reclinada, la cual distribuye el peso corporal más uniformemente y permite que manos, brazos y hombros descansen en una posición más relajada.

Tomada de www.arthritis.org

http://espanol.arthritis.org/espanol/disease-center/imprimia-un-folleto/dc-ejercicio-artritis/

¿Ejercicio y Artritis ? (Parte I)

ar dolor

¿QUÉ ES LA ARTRITIS?
La palabra artritis significa literalmente inflamación de la articulación (artr = articulación; itis =  inflamación). Se refiere a más de 100 enfermedades o condiciones distintas que afectan las articulaciones y los tejidos que las rodean, tales como los músculos y tendones. Algunas formas de artritis, como la artritis reumatoide o el lupus, también afectan a otras partes del cuerpo, incluyendo la piel y los órganos internos.

Existen más de 50 millones de adultos y 300 000 niños en los EE.UU. que tienen artritis o enfermedades afines. Las personas con artritis se enfrentan a muchos retos como consecuencia de su enfermedad, pero afortunadamente existen diversas maneras de encarar estos desafíos y llevar una vida plena.

¿PUEDO HACER EJERCICIO SI TENGO ARTRITIS?
La actividad física es muy beneficiosa para casi todas las personas. Durante muchos años se pensó que las personas con artritis no debían hacer ejercicio porque lesionarían sus articulaciones. Sin embargo, médicos y fisioterapeutas saben, en la actualidad, que esta creencia no es cierta.

Si tiene artritis o una enfermedad relacionada, el ejercicio es benéfico porque le ayuda a:

• Mantener la flexibilidad de sus articulaciones;

• Fortalecer los músculos que rodean las articulaciones para, de esta manera, incrementar su resistencia;

• Retrasar el deterioro del tejido óseo y cartilaginoso;

• Incrementar la fortaleza de sus huesos;

• Aumentar la capacidad para ejecutar las actividades diarias;

• Mejorar su estado de ánimo

• Mejorar su estado general de salud y su estado físico, de la siguiente forma:

  • proporcionándole energía para que sea más activo físicamente
  • ayudándole a dormir mejor
  • controlando su peso
  • fortaleciendo su corazón
  • disminuyendo la depresión
  • mejorando su autoestima y sensación de bienestar.

¿CÓMO EMPIEZO? 
Antes de iniciar cualquier tipo de programa de ejercicio nuevo hable con su doctor, especialmente si no ha hecho ejercicio de manera regular y tiene dolor, rigidez o debilidad que afecte sus actividades cotidianas.

Su médico podría recomendarle consultar con un terapeuta físico u ocupacional. Ellos se especializan en diseñar programas de ejercicios personalizados que cumplan con las necesidades particulares de cada  individuo.

Los fisioterapeutas pueden indicarle ejercicios especiales de amplitud de movimiento y de fortalecimiento para ayudar a que las articulaciones sean flexibles y los huesos y músculos fuertes. Le mostrarán técnicas de ejercicio adecuadas y darán tanto sugerencias como precauciones en base a su historial de salud. Pueden informarle sobre tratamientos de calor/frío para mitigar el dolor de la artritis. Asimismo, diseñan programas para mejorar la postura y el equilibrio, lo cual ayuda a prevenir caídas.

Los terapeutas ocupacionales le mostrarán cómo realizar sus actividades diarias de modo que no ejerza tensión adicional en las articulaciones o cause más dolor. También le pueden brindar soportes, férulas, entablillados, aparatos ortopédicos y dispositivos de asistencia que le ayuden a efectuar sus ejercicios de modo más cómodo y con menos dolor.

¿Cómo sé qué es lo que debo hacer? 

Se puede desarrollar un programa de ejercicios para cada persona. El programa más adecuado para usted dependerá del tipo de artritis que tenga, de las articulaciones que estén afectadas y de la gravedad del deterioro. Sin embargo, también se considerará su estado general de salud y su historial clínico. El grado de actividad de su artritis también determinará qué tipo de ejercicios que podrá ejecutar.

Su médico, su fisioterapeuta, su terapeuta ocupacional o especialista en rehabilitación pueden ayudarle a determinar el programa de ejercicios más adecuado para usted. Recuerde que a pesar de que la artritis haya causado deformidades en sus pies, rodillas, caderas o manos, aun así puede hacer ejercicio.

¿Existen riesgos relacionados con el ejercicio?
El riesgo más frecuente que una persona con artritis corre al realizar ejercicio, es agravar su enfermedad al hacer trabajar en exceso sus articulaciones o músculos. Esto podría ocurrirle si hace demasiado ejercicio o se prolonga demasiado, especialmente cuando está comenzando su programa de ejercicios. Debe empezar lentamente e incrementar poco a poco el número de repeticiones, por cuanto tiempo los ejecuta y la intensidad con la que los realiza.

Recuerde que los ejercicios son sólo un área del tratamiento. Otras partes deben incluir:

• Diagnóstico adecuado hecho por un médico

• Educación acerca de la artritis

• Uso correcto de las articulaciones

• Preservación de la energía

• Alimentación adecuada

• Reposo/relajación

Riesgos de NO hacer ejercicio

Muchas personas con artritis mantienen dobladas las articulaciones que les duelen, porque al principio así se sienten más cómodos. Si sus articulaciones se quedan en una misma posición durante un período de tiempo prolongado, es probable que pierda la capacidad de enderezarlas. Si no se ejercitan, los músculos se encogerán, debilitarán y fatigarán más fácilmente. Se recomienda que personas con artritis se mantengan activas todos los días y que hagan ejercicio, por lo menos, por 30 minutos la mayoría de los días de la semana.

En contraste a los múltiples beneficios del ejercicio, hay consecuencias negativas por no hacer ejercicio cual ninguno.

  • Pérdida de fuerza, resistencia y equilibrio
  • Cansarse rápidamente
  • Disminución de la masa y fuerza musculares
  • Menor flexibilidad articular y amplitud del movimiento

Ejercicios que pueden ser beneficiosos:

Ejercicios en el agua

ar natacion

Ejercicios en bicicleta

ar bici

Caminar

ar caminar

Tomado de:

http://espanol.arthritis.org/espanol/disease-center/imprimia-un-folleto/dc-ejercicio-artritis/

La enfermedad de Blount (tibia vara)

La enfermedad de Blount es un trastorno del crecimiento que afecta a los huesos de la parte inferior de la pierna, provocando que estos se arqueen hacia fuera. Puede afectar a personas en cualquier momento del proceso de crecimiento, pero es más frecuente en niños menores de cuatro años y en adolescentes. En los niños pequeños suele afectar a ambas piernas, pero en los adolescentes generalmente solo afecta a una.enfermedades-degenerativas-traumatologia-34-638

Para entender en que consiste la enfermedad de Blount, ayuda saber algunas cosas sobre la tibia y el peroné —los dos huesos paralelos que componen la parte inferior de la pierna. El peroné es el hueso más estrecho ubicado en el mismo lado que los meñiques de los pies. El hueso más grande, la tibia (o hueso de la espinilla), se localiza del lado que los pulgares de los pies. Cuando nos ponemos de pie, la tibia es el hueso que carga la mayor parte de nuestro peso.

Los niños y los adolescentes que todavía están en proceso de crecimiento tienen cartílago de crecimiento en la parte superior de la tibia. También denominado placa epifisaria o fisis, el cartílago es más débil que el hueso. La función de la fisis es permitir que el hueso se alargue y crezca.

De todos modos, a veces la fisis tiene que aguantar más presión de la que puede soportar cómodamente. Esto puede desencadenar una serie de sucesos en la parte superior de la tibia: la parte interna, justo por debajo de la rodilla, se comprime. Y hasta puede dejar de fabricar hueso nuevo. Pero la parte externa sigue creciendo con normalidad.

Este crecimiento desigual de los huesos —junto con un incremento de la presión de la parte superior de la pierna— provoca que la tibia se curve o arquee hacia fuera en vez de crecer recta.

La enfermedad de Blount es muy diferente a las piernas arqueadas tan habituales en bebés y niños pequeños. Las piernas de los bebés están naturalmente arqueadas hacia fuera. Pero el arqueamiento casi siempre se endereza sin tratamiento alguno en cuanto el niño empieza a caminar entre el primer y el segundo año de vida. Sin embargo, la enfermedad de Blount —independientemente de que empiece en la primera infancia o en la adolescencia— no se corrige con el tiempo y, si se deja sin tratar, solo empeora. Por eso es tan importante detectarla pronto.

¿Cuáles son los síntomas?

El signo más evidente de que una persona podría tener una enfermedad de Blount es el arqueamiento de la pierna debajo de la rodilla. En los niños pequeños no suele ser doloroso, pero en los adolescentes lo puede ser (se puede experimentar como un dolor de crecimiento en la zona de la rodilla). El dolor puede ser intermitente. La mayoría de los adolescentes afectados por esta enfermedad ya han tomado analgésicos de venta sin receta cuando acuden al médico.

Una tibia mal alineada también puede provocar otros problemas, debido a la modificación de la forma en que la parte inferior de la pierna soporta el peso del cuerpo. Por ejemplo, la tibia puede empezar a rotar aparte de arquearse, provocando una afección denominada pie varo (cuando los pies apuntan hacia dentro en vez hacerlo de hacia delante).

A la larga, la enfermedad de Blount también puede provocar una artritis en la articulación de la rodilla y, en casos muy graves, problemas para andar. En casos excepcionales, una pierna también puede volverse ligeramente más corta que la otra.

¿Cuáles son sus causas?

Los médicos consideran que el desarrollo de la enfermedad de Blount está directamente relacionado con el peso.

No obstante, también hay otros factores subyacentes a la enfermedad de Blount. Por lo general, es más frecuente en las niñas, las personas de raza negra, los niños que han empezado a andar pronto y los que tienen algún pariente afectado por esta enfermedad. Los investigadores están examinando qué papel desempeñan todos estos factores en el desarrollo de la enfermedad.enfermedad-de-blount-9-638

¿Cómo se diagnostica?

Si tus piernas se empiezan a arquear —sobre todo si también te duele la rodilla, el dolor va en aumento y no se puede asociar a ninguna lesión previa— es posible que tu médico considere la enfermedad de Blount como posibilidad. En tal caso, tu médico te referirá a un ortopedista (un médico especializado en el tratamiento de los huesos).

El ortopedista te realizará una exploración física completa y te hará radiografías de las piernas. Las radiografías ayudan a los médicos a detectar patrones de crecimiento anómalos en la parte superior de la tibia, que son un signo revelador de la enfermedad de Blount. También ayudan al médico a medir la gravedad del arqueamiento.enfermedad-de-blount-12-638

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la enfermedad de Blount depende de la edad del paciente y de lo que haya avanzado la enfermedad. Los niños pequeños es posible que solo necesiten llevar soportes ortopédicos en las piernas. Pero la mayoría de niños mayores y adolescentes necesitarán operarse.

Hay muchos tipos de intervenciones que pueden corregir la enfermedad de Blount —algunas involucran cortar la tibia, realinearla y sujetarla en su sitio con una placa y tornillos; otras involucran extirpar el cartílago de crecimiento lesionado; y otras utilizan aparatos para sostener los huesos en su sitio desde el exterior. Si los dedos de la persona se han desviado hacia dentro, los cirujanos también deberán corregir ese giro.

Independientemente del método que recomiende tu cirujano, el procedimiento se realizará bajo anestesia general (estarás completamente dormido y no sentirás absolutamente nada). Después de la intervención, probablemente necesitarás llevar algún tipo de escayola y/o utilizar muletas durante un tiempo. Probablemente también necesitarás hacer sesiones de fisioterapia. La buena noticia es que la mayoría de adolescentes se recuperan completamente.blounts3

 

Tratamiento Ortopédico

 

descarga (1)

Pronóstico

La mayoría de los adolescentes que se someten a intervenciones para corregir enfermedad de Blount descubren que pronto pueden volver a practicar todas sus actividades normales, participando incluso en deportes competitivos. Una lección que extrae mucha gente que padece la enfermedad de Blount es la importancia de mantener el peso dentro de unos márgenes saludables. Mantener un peso saludable ayuda a proteger los huesos y las articulaciones de un desgaste excesivo y de posibles desgarros, lo que, a la larga, les provocaría lesiones.

El deporte, un método anti-bullying

Tomado de http://saludologia.com

El bullying es un fenómeno que siempre ha acompañado al ser humano, pero sus consecuencias son las que están preocupando a toda la sociedad. El bullying más común es el que se da en la escuela, pero se puede presentar en casa, en el trabajo y en cualquier ámbito en donde haya un grupo de personas interactuando.

Puede darse también en personas adultas, sin embargo el más común es en niños de 10 a 15 años. Las consecuencias son muy graves, los niños y adolescentes crecen con traumas, baja autoestima, puede afectar su rendimiento escolar, algunos se vuelven delincuentes y lo peor es que hay un alto índice de suicidios.

¿Cómo saber si un niño es víctima?

Tiene cambios de humor.
Esta deprimido.
Llora constantemente.
Se orina en la cama.
Tiene desorden del sueño.
Pierde el apetito (desórdenes alimenticios).
Padece vómitos inexplicables
Presenta golpes en el cuerpo.
Tiene sudoraciones sin explicación.
Siente temor por ir a la escuela.
¿Cómo saber si es agresor?

Tiene cambios de humor.
Se siente irritado.
Llega a casa con cosas que no son suyas.
Presenta golpes en su cuerpo.
Esta agresivo.
Baja su rendimiento escolar.
Cambia su circulo de amigos.
Permanece castigado en la escuela.
¿Cómo ayudar?

Una buena solución es el deporte, pues al realizar una actividad física nuestra mente se mantiene ocupada. Se dejan de lado problemas, euforia, ira y estrés, además la circulación mejora, la cantidad y calidad de oxígeno en nuestro cerebro es mejor, contribuye a disminuir el sobrepeso, y enseña a trabajar en equipo.

El deporte es una forma de liberar el exceso de energía que se puede tener cuando se es niño o adolescente. Crea lazos de amistad, se libera la frustración y el enojo y se canalizan por medio de la competitividad con respeto y compañerismo.

Otro punto importante en los deportes es que están sujetos a reglas, eso ayuda a que los niños entiendan la importancia del respeto y las consecuencias de no acatar esas normas.

¿Qué deporte elegir?

Existen gran variedad de actividades; como por ejemplo el yoga, futbol caminata o ciclismo; y todas tienen un impacto positivo. Lo más recomendable por supuesto es que los niños elijan en cuál participar de acuerdo a sus preferencias, habilidades y edad.

Se aconseja que la actividad deportiva se realice durante 2 horas, 3 o 4 días a la semana; particularmente si sus hijos son adolescentes, pues tienen más energía.

Puede ser difícil, pero hay que hacerle saber a una víctima de bullying que no es culpable; nadie merece ser tratado así. Generalmente el agresor sufre o es testigo de violencia en casa, por eso ambos, agresor y víctima necesitan ayuda.

En algunas ocasiones no es suficiente la práctica del deporte por eso es recomendable hablar con especialistas e inclusive acudir a terapia, el problema se puede abordar de una mejor forma y siempre en familia.
http://saludologia.com/salud/el-deporte-un-metodo-anti-bullying/

La fractura luxación de Monteggia en niños

La fractura luxación de Monteggia es una lesión infrecuente durante la infancia. Su pronóstico funcional es generalmente bueno, siempre que se realice un correcto diagnóstico y tratamiento inicial.

En 1814, Giovanni Batista Monteggia, describió por primera vez la lesión; que consistía en una luxación anterior de la articulación radiocubital proximal asociado con fractura del tercio proximal del cúbito. Esta lesión es poco común, ocurre entre el 0,4 y el 5 % de todas las fracturas del antebrazo. Su incidencia pico ocurre en la edades comprendidas entre los 4 y 10 años.

En 1969 clasificó la luxo-fractura de Monteggia en 4 tipos:

Tipo I- Fractura del tercio proximal o medio del cúbito con angulación anterior de los fragmentos fracturarios y luxación anterior de la cúpula radial.

• Tipo II- Fractura del tercio proximal o medio del cúbito con angulación posterior de los fragmentos fracturarios y luxación posterior o posterolateral de la cúpula radial.

• Tipo III- Fractura metafisiaria del cúbito con dislocación lateral o anterolateral de la cúpula radial.

•Tipo IV- Fractura del tercio proximal o medio del cúbito y el radio con luxación anterior de la cúpula radial.

La fractura del cúbito se puede observar clínica y radiológicamente con bastante frecuencia, sin embargo, la luxación o subluxación de la cúpula radial en ocasiones puede pasar inadvertida entre el 25 y el 50 % de los casos, ya que no se realizan radiografías del codo o no se detectan tempranamente, convirtiéndose en una luxación crónica.

En niños pequeños es muy difícil determinar el mecanismo de producción del trauma, ya que ellos son incapaces de describir con detalles del accidente. Sin embargo, la posición del antebrazo cuando el niño es visto por primera vez y la dirección de la luxación de la cúpula radial en la radiografía; pueden reflejar indirectamente el mecanismo de producción. Bado planteó que “la actitud del fragmento distal de la articulación luxada representa el movimiento que produjo la luxación”.

Se puede producir por un golpe directo de un objeto duro sobre el cúbito que lo fractura por su tercio superior y la fuerza actuante se trasmite hacia el radio y si la fuerza continua, puede luxar y fracturar la cúpula radial; puede producirse por un mecanismo indirecto donde intervienen la flexión, la pronación y el peso del cuerpo. También se describen mecanismos complejos que combinan traumas directos e indirectos.  El tratamiento de la lesión de Monteggia en niños es basado en la edad del paciente, características de la lesión, tiempo transcurrido desde el momento del trauma y la estabilidad de la fractura. El 90 % de los niños con este tipo de fractura tienen excelentes resultados.  Casi todas las fracturas de Monteggia pueden tratarse con métodos cerrados. Si las maniobras recomendadas no logran una reducción adecuada puede deberse a interposición del ligamento anular o de la cápsula, y una reducción abierta puede ser necesaria. Un niño con una fractura incompleta o una deformidad plástica del cúbito puede ser tratado con reducción cerrada; seguida por una inmovilización con un yeso braquial, codo en 90º de flexión y antebrazo en supinación, En el tipo II es necesario inmovilizar el codo en extensión. Cuando existe fractura completa del cúbito, se recomienda la estabilización quirúrgica para evitar el desplazamiento de los fragmentos, puede realizarse por reducción abierta y fijación con aguja de Kirschner intramedular retrogrado.  La fractura transversa u oblicua corta puede ser tratada con fijación intramedular, mientras si el trazo fracturario es oblicuo larga, segmentada o conminuta; el mejor tratamiento es la reducción abierta y fijación con lámina y tornillos.

Es necesario tener siempre presente que ante una fractura del tercio proximal y medio del cúbito, sospechar de una luxación o subluxación de la cúpula radial y realizar radiografías del codo; para no pasar por alto el diagnóstico de fractura de Monteggia.